electricista 24hrs

Electricista Santander

Seguramente nadie se da cuenta ni valora adecuadamente la dependencia que en nuestra rutina diaria tiene la energía eléctrica. Además el personal de Comisión Federal de Electricidad (CFE) se presenta con patrullas, tanto federales como estatales municipales, a cortarte el suministro de energía eléctrica a los deudores, con amenazas veladas como establece en la propia televisión dice que si estas modificando colgándote de la luz va a ser sujeto a que vayas hasta la cárcel te puedan quitar embargar tus propias pertenencias.

Hay una serie de mecanismos que permita poder resolver este conflicto que es un conflicto ya social, en un problema en todo el país por eso esta iniciativa es importante que la conozcan y pueden visitar los usuarios a la página del Sindicato Mexicano de Electricistas que es ahí van a poder consultar esta iniciativa de ley, hay que socializarla y hay que pedirle a los legisladores que legislen en beneficio del pueblo de México.

Tras destacar que es la primera vez que EU bloquea recursos del plan anticrimen desde su firma en 2008, Maureen Meyer, coordinadora del programa sobre México de la organización WOLA, señaló que congresistas habían mandado cartas al secretario de Estado, John Kerry, una sobre el caso Ayotzinapa y otra en la que externaban su preocupación por los abusos en el país.

María Vilma —de baja estatura, ya la rebasaron los hijos; cabello obscuro recogido y ojos vivaces que no reflejan sus 33 años de edad— habla sin resentimiento, como si fuera cosa de todos los días pagar 18 mil dólares para traer a sus muchachos pasando calor y hambre, caminando primero, metidos en el maletero de un camión después, para que al final los agarraran.



Al igual que otros 65 mil hondureños en Estados Unidos, lo único que tiene es un Estatus de Protección Temporal, conocido como TPS, una medida instaurada por el gobierno estadounidense en 1990 que da a ciertos inmigrantes indocumentados una salvaguarda temporal contra la deportación y la oportunidad de permanecer por cierto tiempo en el país de manera legal, pero sin que esto represente una posibilidad de obtener una residencia permanente una ciudadanía.

Aunque pareciera que todos ganan —los beneficiarios pueden continuar viviendo en Estados Unidos; los gobiernos centroamericanos siguen recibiendo el flujo de remesas y evitan el compromiso de recibir y reinsertar a sus paisanos de vuelta en sus países—, esta medida ha creado una generación que vive en la zozobra, la incertidumbre, y sin derechos plenos.

El largo proceso de reformas en México no ha logrado acelerar el crecimiento de la economía, aseguró este domingo Paul Krugman, premio Nobel de economía en 2008, quien puso en duda que los cambios estructurales promovidos por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto eleven el crecimiento del producto interno bruto a tasas de 7 por ciento, que no se han logrado en el país en las últimas cuatro décadas.

Las reformas promovidas por el actual gobierno, que incluyeron la desregulación del sector de telecomunicaciones y la apertura al capital privado de la industria energética, buscan aumentar la competencia en el mercado interno, quizá van a hacer la diferencia ¿pero van a tener frutos?”, planteó Krugman, profesor de la Universidad de Princeton, al hablar en el foro México Cumbre de Negocios.

Cabe recordar la frase del general y presidente De Gaulle al hablar de su pueblo durante la guerra de Argelia, para responder a los partidarios de la Argelia francesa, los cuales querían acordar la nacionalidad francesa y, por tanto, el derecho de voto a todos los argelinos: No deseo que Colombey-les-deux-églises (Colombey-las-dos-iglesias) se convierta en Colombey-les-deux-mosquées (Colombey-las-dos-mezquitas).

Es sin duda ahí donde nace la inquietud de muchos franceses, los cuales ven con un temor que va hasta la angustia la construcción de nuevas mezquitas, imaginando que muy pronto su país se volverá musulmán, sometido a nuevas costumbres y reglas de vida, forzado a obedecer a la ley islámica, la sharia, en suma, un apocalipsis semejante al evocado en su última obra Soumission, novela que provocó bastante ruido y se vendió muy bien, por el escritor Michel Houellebecq.

Ni las minorías —afros, latinos, asiáticos— ni los jóvenes (los llamados millennials) votarían por él. En cuanto a Carson, aunque es un hombre de raza negra con una historia muy loable, ha hecho una serie de declaraciones que quizá les gusten a los votantes de las primarias republicanas, pero que asustan a los electores independientes en la elección presidencial.

Frente al complejo problema de las drogas, que no podemos eludir como sociedad, son dos los enfoques que predominan: el de la salud pública que defiende los derechos humanos de los usuarios y favorece el control del mercado de las drogas por parte del Estado; y el enfoque prohibicionista, que favorece la militarización de una guerra contra las drogas, cuyo saldo en nuestro país ha dejado decenas de miles de muertos y desaparecidos y ha propiciado, además, una corrupción que parece imbatible.

En el último semestre ha tomado otro par de decisiones polémicas pero políticamente valientes: convirtió en obligatoria la inmunización infantil, dándole un merecido golpe a los orates del movimiento antivacuna, y aprobó el suicidio asistido para enfermos terminales, convirtiendo al enorme estado de California en apenas la cuarta entidad estadounidense en adoptar una medida similar.

A un año y un mes de la desaparición de los normalistas, todas las pulgas y todos los sapos se le quieren cargar al gobierno desprestigiado, devaluado, reprobado y acorralado que ha tenido que otorgar todo lo que le han exigido, lo mismo desde los padres y familiares de los desaparecidos, de manera legítima, hasta los activistas y oportunistas derecho-humanistas, locales y visitantes, sin descontar la presión de los partidos adversarios que ven burro y quieren viaje.

Esta hipótesis puede sustentarse con indicadores como el siguiente: a tres lustros de haber experimentado el primer cambio de partido en el poder pacífico y dentro de las normas, una encuesta nos informa que hoy apenas el 19 % de los ciudadanos mexicanos está satisfecho con el funcionamiento de su joven democracia: ¡18 puntos porcentuales por debajo del promedio latinoamericano!